Médicos gallegos descubren que la pastilla del colesterol protege frente al Covid más grave

Enespañol24.- Un equipo médico de cardiólogos del Complejo Hospitalario Universitario de La Coruña (Chuac) ha descubierto que la relación entre el Covid y la tradicional pastilla del colesterol es íntima y vital en la recuperación de los pacientes a los que la infección ataca con más virulencia. Los datos, explica a ABC Eduardo Barge, uno de los directores del estudio, así lo demuestran. La reducción de la mortalidad en pacientes contagiados por coronavirus que tuvieron que ser ingresados debido a las complicaciones de la enfermedad se redujo en un 24 por ciento en los casos en los que el ingresado estaba tomando estatinas. La explicación es sencilla y se vincula con el sistema inmune del paciente y la influencia que esta sustancia tiene sobre él.

«La estatina tiene efectos directos en complicaciones cardiovasculares y, aunque sea menos publicitado, tiene un efecto antiinflamatorio e inmunomodulador. Esto lo sabemos porque en el caso de trasplantados de corazón se asocia a un menor rechazo del órgano porque modula la respuesta inmune» introduce Barge para explicar el germen del estudio realizado en la gerencia coruñesa. Por su parte, el coronavirus incrementa el riesgo de sufrir complicaciones cardivasculares y las probabilidades de una trombosis, lo que convierte a las estatinas, a todas luces, en un medicamento beneficioso. Pero además, los investigadores han constatado que en los cuadros graves «hay un componente muy importante de respuesta inmunológica del paciente contra el virus, que a veces es una respuesta exagerada y que es la responsable de parte de las complicaciones graves de la enfermedad». Y es ahí donde entra en juego elpoderoso efecto modulador de la respuesta inmune asociado directamente al consumo de la pastilla del costerol.

El resultado en la práctica constatado en la hospital coruñés arrojó un notable descenso en la tasa de letalidad de los pacientes ingresados por Covid, donde la enfermedad ya se había manifestado con gravedad, si en su historial farmacológico figuraba el consumo de estatinas. Además de mejorar la supervivencia, este antecedente redujo las complicaciones de la infección y los ingresos en críticos. La reducción en la tasa de mortalidad, anota Barge, se relaciona sobre todo con de los subgrupos más expuestos al virus: los que tenían antecedentes de enfermedad arterial coronaria o los de enfermedad arterial no cardíaca, caso de los ictus.

Teniendo en cuenta estos resultados, y «a toro pasado», el doctor indica que lo más beneficioso es mantener la ingesta de la estatina durante la infección por coronavirus, aunque el protocolo hospitario dicta que este tipo de medicamentos se retiren para no incrementar el daño de los órganos. Este análisis afianza, muy al contrario, que el hecho de haber mantenido el tratamiento puede tener un beneficio para el paciente, porque lo protege de complicaciones derivadas del virus.

El estudio, que en breve será publicada en la revista de Medicina Clínica y que confirman otros hallazgos que apuntaban en la misma dirección, se llevó a cabo con las bases de datos de varios miles de pacientes atendidos en el área sanitaria de La Coruña durante la primera y la segunda ola. Todos ellos fueron diagnosticados con Covid grave y su evolución demostró que haber ingerido estatinas antes de su ingreso redujo un 24 por ciento la letalidad del virus.

ABC