Seguridad de las mujeres ‘con kilitos de más’ un arma que desarma al sexo masculino

Los hombres se comunican con mayor facilidad con las mujeres rellenitas que con las delgadas.

Foto: Pixabay.

Todas las mujeres, sin importar su contextura, tienen un público que se siente atraído por ellas

El exceso de curvas, tallas más grandes o, por el contrario, la falta de ellas es una situación que se ha tornado obsesiva para millones de mujeres a lo largo de la historia y alrededor del mundo, por lo que muchas suelen volverse dependientes de la dieta y el ejercicio, mientras otras buscan la manera de mantener armoniosamente sus atributos pronunciados.

El objetivo principal de estas mujeres a nivel mundial es captar la mayor atención de hombres posibles a través del físico, pese a que cada ser humano posee gustos diferentes, casi todas las mujeres se desviven por conocer qué o cómo se ven atractivas ante los ojos de los hombres, pues aunque un sinfín de elementos son los que ensamblan una relación de pareja, uno de los primeros es el físico.

Existen diversos estudios que exponen que los hombres se comunican con mayor facilidad con las mujeres rellenitas que con las delgadas. Expertos han concluido que los hombres tienden a sonreír e, incluso, mostrarse más felices con las gorditas, pues otro punto a su favor es que la resolución de cualquier tipo de problemas de pareja suele ser más pronto de lo normal.

Uno de los aspectos positivos de las mujeres gorditas, o puntos a su favor, es que son auténticas, es decir no buscan aparentar algo que no son, se muestran naturales, permitiendo a la persona que esté con ellas actuar con naturalidad, además de disfrutar de una buena velada, buena comida sin condiciones por las calorías o carbohidratos de más.

Las mujeres gorditas también son cariñosas, demuestran ternura, son inteligentes, ofrecen apoyo incondicional. Sumado a ello, suelen ser buenas amantes, incluso, algunos hombres prefieren el sexo con mujeres de atributos pronunciados que aquellas de tallas pequeñas porque tienen más “de donde agarrar”, afirmando que estar con una gordita es una de las mejores experiencias sexuales que han experimentado.

Pero también hay que recordar que el mundo en que vivimos es diverso y hay para todos los gustos, si bien es cierto que hay personas que se sienten atraídas por los cuerpos con más grasa, porque además tienden a superar adversidades con mayor facilidad que aquellas con un cuerpo delgado, también las mujeres flacas tienen su público, sus cuerpos son observados con admiración por su esbeltez y contextura sutil.

En conclusión, las mujeres flacas o delgadas tienen su público y quienes las admiran, pues su belleza aporta un conjunto de atributos y cualidades que son bien vistas por muchos. Incluso, en la actualidad hay quienes dejan de lado el aspecto físico y la atracción a primera vista para centrarse en los comportamientos maduros que tiene la persona con quien están dispuestos para una parte de su vida.