Sexo en Japón: Una práctica lucrativa, pero decadente en la sociedad

El país ofrece diferentes opciones para los transeúntes y turistas en casi todas las ciudades, donde se pueden distraer todos los espectáculos a su disposición y pasar un rato distinto

Foto referencia / Internet

EnEspañol24.com.- Al hablar de costumbres sexuales en Japón, se suele hacer una comparación con los fetiches, es una tradición completamente diferente a la occidental y a otros países orientales, aunque no se alejaba de algunas prácticas de la Antigua Grecia, pues la orientación sexual no era un factor determinante a tomar en cuenta en el acto amatorio.

Durante algún tiempo la sociedad nipona no consideró gays, heterosexuales o bisexuales a los individuos por sus conductas sexuales, aunque para los años 90, esto cambio por razones simplemente políticas. Previo a ello era común observar que los aristócratas mantenían relaciones con ambos sexos.

Otro aspecto a resaltar es la prostitución que, hasta el año 1956 fue legal en Japón. No obstante, en ese mismo año se firmó la Ley Baishun Bōshi Hō, conocida también como Anti-prostitución que la ilegalizó, al Gobierno de ocupación estar preocupado por la moral con el fin de convertir a Japón en un país más moderno sin dichas prácticas, pese a ser algo relativamente natural desde siglos atrás.

Decadencia de la práctica sexual en los últimos años

Un estudio revela que la población nipona es la más vieja del mundo, y todo apunta a que la decadencia es una tendencia general del país en los últimos años y las relaciones sexuales no escapan de ello, principalmente dentro del matrimonio, y la mayoría de los expertos creen que obedece al estrés. Sin embargo, la situación se torna preocupante cuando muchos hombres prefieren darse placer a sí mismos con la ayuda de una revista o un vídeo, en vez de entablar una relación con otra persona.

Los japoneses tienen en mente que el placer carnal es algo completamente persona el íntimo, por ello el sexo se vuelve un tabú en esa sociedad, pese a que en todo el territorio japonés se pueden encontrar sitios legales donde se encuentran mujeres con las cuales mantener relaciones sexuales.

Con el paso de los años la sexualidad en Japón ya no fue vista como algo festivo o lujurioso, tanto que libros, arte y literatura que contuviesen exposiciones sexuales fueron censurados, cambiando a su vez la forma de pensamiento liberal hacia las relaciones sexuales, tal es el caso de la homosexualidad o la bisexualidad, que dejaron de ser vistas como algo natural dentro de la sociedad nipona.

Una encuesta realizada en 2016 determinó que el 42% de los hombres y el 44,2% de las mujeres que aún no se han casado dijeron ser vírgenes, lo que arroja que a los jóvenes no parece interesarle las relaciones de pareja y el acto amatorio, y el sexo no les llama la atención. Esta cifra tuvo un incremento con relación al 2010, cuando 36,2% de los hombres y 38,7% de las mujeres afirmaron no haber experimentado su primera relación sexual.

El negocio sexual siguió en aumento

Pero, no todo lo relacionado con el sexo en Japón es un tabú o una acción completamente íntima, pues, por el contrario, el negocio sexual es uno de los más lucrativos en el país, y muchos de estos suelen estar a la vista de los transeúntes, turistas y curiosos. Entre ellos se encuentran los conocidos ‘barrios del placer’, que crecieron en Tokio entre 1603 y 1868 y se han mantenido y expandido en el resto de las ciudades del país.

Tokio, la capital del país, contempla en sus calles diversidad de zonas de entretenimiento para adultos, donde los interesados y curiosos pueden conseguir todo tipo de ofertas y servicios relacionados con el sexo. Entre los más exitosos se debe mencionar el Kiabakura, donde las camareras sirven bebidas a los hombres y estos pueden comer con las chicas sobre su regazo, sin embargo, en la mayoría de estas plazas, ellas no ejercen la prostitución, y algunos ofrecen música en vivo y espectáculos variados.

Sexo en Japón para extranjeros

Si estamos de paso por Japón y queremos conocer de propia mano cómo es el sexo en la sociedad nipona, existen múltiples opciones para llevar a cabo el cometido. En Tokio se permite lo que denominan ‘sexo previo pago’ y se puede acceder a esta opción en locales destinados exclusivamente a estos servicios como los maid cafes, love hotel y otros establecimientos en los que las japonesas y otras chicas mantienen relaciones sexuales con los clientes.

Mientras que, en otros bares simplemente coquetean con extranjeros sin tener ninguna práctica sexual con los clientes. De esta manera, el sexo en Japón se puede describir como de dos caras, una entre las personas residentes y las parejas, y otra la que se ofrece a los turistas, extranjeros y demás personas que quieran disfrutar sin compromiso.