Síndrome de la abeja reina, cuando la mujer menosprecia a sus empleadas

Se dice que la aparición de este fenómeno comienza en la adolescencia, donde la rivalidad entre las mujeres se hace mayor.

Foto: Pexels / Pixabay.

En ocasiones las propias mujeres discriminan a sus iguales en el ámbito laboral

El síndrome de la abeja reina se define como una situación en la que las mujeres de alto rango en puestos de autoridad tratan al resto de las mujeres que trabajan por debajo de ellas con una actitud negativa, y de forma más crítica que a sus iguales masculinos.

También conocido como Queen Bee no es un fenómeno de ahora. Diversos estudios se ponen en práctica para determinar la causa de esta condición que, incluso en la actualidad mantiene un impacto en el campo laboral, por lo que se expone sobre la mesa si esta situación es una forma de discriminación de género.

Se dice que la aparición de este fenómeno comienza en la adolescencia, donde la rivalidad entre las mujeres se hace mayor y se empieza a desarrollar uno de los síntomas más comunes de la abeja reina, es decir, la necesidad de separarse del gremio femenino, marcando una diferencia entre ellas y el resto de las suyas.

El término se empleó por primera vez en 1973, en el artículo “The Queen Bee Syndrome”, donde se habló de mujeres que negaban la discriminación femenina, pero que preferían trabajar con el sexo masculino.

Cómo se reconocen

Las mujeres con síndrome de abeja reina son aquellas que muestran rechazo a los movimientos feministas, creen que todo lo consiguen por sus propios méritos y que la lucha por crear políticas de igualdad no tiene nada que ver. Además, prefieren rodearse de hombres y no se preocupan por ayudar a otras mujeres en su crecimiento laboral.

Muchas de ellas presentan una personalidad expansiva, suelen sentirse mal si no son ellas las que más destacan entre sus compañeras, un ejemplo de ello es cuando llega una compañera nueva y la reciben con frialdad y algunas actitudes negativas que no van en sintonía con el recibimiento laboral que se debe ofrecer.

En los casos más extremos, estas mujeres pueden buscar las maneras para que despidan a sus compañeras, por el hecho simplemente de ser mujer, y más si conocen que existe una plaza libre en la que pueden ascender y la competición será entre personas del mismo sexo.

Para la mayoría de los expertos, la sororidad es la clave para evitar estos conflictos, debido a que el apoyo y solidaridad entre mujeres ayudaría a quitar estigmas, teniendo en cuenta que la sororidad es el equivalente de fraternidad, y que pone una barrera al síndrome de la abeja reina.