Templo de Debod: La antigua ciudad de Nubia en un jardín de Madrid

En la actualidad el templo está rodeado por jardines donde las personas aprovechan para realizar picnics, yoga o leer un buen libro

Foto de EFE

EnEspañol24.com- Gracias a la denominada egiptología, estudio de la cultura e historia del antiguo Egipto, es posible visitar templos de la época de los faraones en diferentes partes del mundo sin necesidad de viajar hasta la nación ubicada en el Oriente Próximo.

Uno de ellos se encuentra erigido en la ciudad de Madrid desde julio de 1972, fecha de su inauguración. Se trata del templo de Debod, un lugar construido para la adoración del Dios Amón en la ciudad de Nubia, actual región al sur de Egipto y la norte de Sudán, donde hace milenios prosperó una de las civilizaciones más avanzadas de la humanidad.

Construcción del templo

Se adjudica al rey de Meroe Adijalamani a principios del siglo II a.C., quien tenía la intención de edificar una pequeña capilla para la adoración de Amón en las localidades de la Baja Nubia, revelada contra el faraón Ptoloemo IV.

Posteriormente, los faraones egipcios Ptolomeo VI y Ptolomeo VIII recuperaron el control de la región, así como de sus templos y demás edificaciones construidas por los meroitas. En este tiempo agregaron varias cámaras al santuario original y orientaron la adoración para el culto de la Diosa Isis.

Con las conquistas de la Roma imperial en el Egipto de Cleopatra en el año 30 a.C. el emperador Augusto añadió varios vestíbulos al templo de Debod y ordenó pintar algunas hazañas romanas en sus paredes.

Pero la caída en el olvido del templo ocurrió en el año 635, cuando la cristianización ordenó la clausura de los templos llamados “paganos” en la Nubia al sur del río Nilo. Estos fueron abandonados por sus fieles y rara vez visitados por algunos peregrinos.

Egiptomanía

Casi 11 siglos estuvo en el olvido el templo de Debod, hasta que las exploraciones del bajo Nilo por parte de franceses y daneses en el siglo XVIII redescubrieron la cultura egipcia y reavivaron el entusiasmo con una visión más científica; en este tiempo colaboró mucho la Gran Expedición ordenada por Napoleón Bonaparte.

Es así como el explorador suizo Johann Ludwig Burckhardt documentó el templo de Debod en 1813 con una de las descripciones más completas jamás realizadas. En 1829 el francés Jean François Champollion traductor de jeroglíficos y su discípulo italiano Ippolito Rosellini visitaron Debod, ellos descifraron que el sitio fue construido por el rey Adijalamani para la adoración de Amón.

A finales del siglo XIX y principios del XX las familias acaudaladas de Europa y gran parte del mundo tenían como destino predilecto las pirámides de Egipto, y los más aventureros se adentraban hasta la antigua Nubia para conocer los templos allí levantados, gusto turístico que se denominó como egiptomanía.

Campaña de Salvamento de Nubia

La construcción de una presa en la ciudad de Asuán, ciudad más meridional en las riberas del Nilo, por parte del Gobierno egipcios en 1954, inició la Campaña de Salvamento de Nubia auspiciada por la Oficia de Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (Unesco), la cual tenía como objetivo proteger los sitios arqueológicos y templos descubiertos en los últimos siglos en Nubia que corrían el riesgo de quedar bajo el agua.

Es así como el trabajo fue contra el reloj y ejecutado en mayor parte por el Servicio de Antigüedades Egipcias en colaboración de arqueólogos, exploradores y filántropos anónimos para desmontar las reliquias antiguas y ser preservadas. Aunque no todos los elementos arquitectónicos fueron rescatados, en el caso de Debod se abandonaron bloques de los cimientos, así como los restos de la terraza y la pista de acceso.

De la antigua Nubia a Madrid

En la Campaña de Salvamento de Nubia de la Unesco participó la Misión Arqueológica Española, que apoyó técnica y financieramente entre 1960 a 1965 para el resguardo de los tesoros arquitectónicos del lugar. Por ello solicitaron al Gobierno de la República Árabe Unida, anterior nombre de Egipto, la donación del templo de Debod.

En 1967 esta República accedió a la petición española y obsequió los bloques del templo que se encontraban de la isla Elefantina, frente a la ciudad de Asuán. En 1969 un equipo encabezado por el prehistoriador y arqueólogo Martín Almagro Basch, fue designado para recuperar la totalidad de las piezas.

Trasladadas una a una en barcas hasta Alejandría, se embarcaron unas 1.350 cajas a los puertos de Valencia. Una vez llegaron al país, se llevaron hasta el solar del antiguo Cuartel de la  Montaña, en la Montaña del Príncipe Pío, Madrid. En junio de 1972 fue inaugurado oficialmente el templo de Debod, tras varios trabajos de recuperación de piedras y ornamentación del lugar.

Visitas

En la actualidad el templo está rodeado por jardines donde las personas aprovechan para realizar picnics, yoga o leer un buen libro. La hora pico de visitas es al atardecer, cuando los últimos rayos del Sol bañan sus paredes de piedras y las hacen lucir un color dorado.

Se puede acceder al interior en algunos horarios, los visitantes podrán observar algunos trabajos de recuperación de los jeroglíficos originales, así como maquetas de los demás templos que su ubicaban en Nubia.

Está ubicado en el Parque de la Montaña, la entrada es gratuita y está disponible al público de martes a domingo de 10:00 am hasta las 8:00 pm. Para llegar se puede usar el metro hasta la estación Plaza de España; o continuar la calle Bailén frente a los Jardines de Sabatini frente del Palacio Real. La entrada es gratuita.

Referencias