Tendencia del ‘Upcycling’ en la moda

El término se acuñó en el libro “De la cuna a la cuna. Rediseñando la forma en que hacemos las cosas”

Imagen de citypraiser en Pixabay

EnEspañol24.com- La industria de textiles es una de las más contaminantes a nivel mundial, debido a que el 85% de la producción anual termina desechándose por las tendencias de la moda. Esto significa una huella de carbono mayor a la dejada por los aviones y el transporte marítimo juntos.

Los gustos dentro de la moda son cambiantes, volátiles, a cuestión de temporadas que solo duran tres meses. Lo que quiere decir que una persona puede cambiar su guardarropa al menos dos o tres veces por año. Una de las problemáticas que ello genera, es la contaminación que tienen en el mar los microplásticos que se desprenden de las telas como el poliéster.

Por esta situación surgieron varias propuestas de personas seguidoras de la moda, pero con una conciencia responsable de su impacto en el medioambiente.  Las nuevas opciones se enmarcan en el reciclaje y el ‘slow fashion’.

Estas tendencias echan mano de la ropa en desuso para incorporarlas de nuevo al armario, a esta forma de reciclaje en la moda se llama ‘moda circular’ o upcycling’.

¿De qué trata el upcycling?

En la industria de la moda se acuñó el término en el libro “De la cuna a la cuna. Rediseñando la forma en que hacemos las cosas”, escrito por el arquitecto William McDonough y el químico industrial Michael Braungart.

En el texto explican cómo reutilizar materiales que se pueden modificar para alargar su vida útil, sin necesidad de perder el fin para el que fueron creados; a diferencia del ‘recycling’, en el upcycling el objeto no pierde la forma original y al ser restaurado sigue identificable. Dicho método aplicado para el diseño con materiales reutilizables, también es aplicable para la ropa.

Aplicabilidad

En la industria textil, así como en los armarios, para ser aplicado se debe partir de residuos o prendas que ya no se utilicen. Esto se refiera a las telas sobrantes de los patrones de corte en los talleres de costura y las fábricas, a como a las ropas que las personas no usen porque ya pasó la tendencia. Con los patrones se pueden realizar nuevas prendas; o las prendas que ya no se utilizan se pueden dejar en tiendas de segunda mano que serán aprovechadas por terceras personas.

El objetivo central es que se puedan utilizar objetos viejos, usados, desechos o residuos para la elaboración de nuevas piezas. Estos materiales pueden ser metales, maderas, plásticos y acrílicos, textiles o hilos. Todo lo que sirva para crear nuevas piezas con materia prima de un objeto ya existente.

Guardarropas responsables

Otra tendencia para reducir el impacto negativo en el ambiente por efectos de la moda y los desechos textiles, es seguir estos tres consejos:

  • Organiza tu armario

Es el primer paso para conocer realmente el problema de tu armario y así poder depurarlo. Las prendas se dividirán en tres: las de uso diario, las de uso ocasional y las que ya no tienen utilidad para nuestros gustos. Estas últimas pueden destinarse a ventas de garaje o a tiendas de segunda mano.

  • Compras inteligentes

Al comprar nuevas prendas se pueden buscar marcas que estén dentro de la tendencia de productos amigables con el medioambiente. Así se puede contribuir con la compra a este proceso.

  • Compra de segunda mano

También se puede comprar ropa de segunda mano que esté en buen estado. Estas prendas otorgan un novedoso rediseño. Este tipo sostenible llamamos como “upcycling”.

Referencias