Torre de Shanghái, gigante asiático amigable con el medioambiente

Es considerado por expertos como el rascacielos más verde del mundo, así como el de mejor eficiencia energética y de usos renovables

Imagen de Pixabay

Es considerado por expertos como el rascacielos más verde del mundo, así como el de mejor eficiencia energética y de usos renovables

EnEspañol.es- China se convirtió en el gigante asiático más allá de la connotación por el crecimiento de su economía, mercado e industria; también por el tamaño de sus edificios residenciales y de negocios que están entre los primeros puestos.

El segundo más alto del mundo, y el primero de China, es la Torre de Shanghái, un edificio de 128 pisos y 630 metros desde su base. Solo es superado por el impresionante Burj Khalifa ubicado en Dubái, Emiratos Árabes Unidos. Además, es el que tiene la plataforma de observación abierta al público más alta a 562 metros.

Aunque se pudiera pensar que es un gigante de acero y vidrios que tiene un alto impacto ecológico, al contrario, es considerado por expertos como el rascacielos más verde del mundo, así como el de mejor eficiencia energética y de usos renovables.

Diseño y construcción

La Torre de Shanghái fue diseñada por la reconocida firma internacional Gensler y sus trabajos de construcción iniciaron en noviembre de 2008, fueron completados en 2015. L atorre abrió al público desde abril de 2017. El actual propietario es un consorcio de compañías para el desarrollo y empresas estatales chinas, bajo la denominación de “Yeti Construction and Development”.

Todos sus pisos están rodeados por una fachada de vidrio que se retuercen a 128° desde el suelo hasta su cima. Estas ofrecen inmejorables vistas de 360° de toda Shanghái. Está erigido en nueve áreas, una de menor diámetro que la otra mientras sube, que cuentan con jardines, locales comerciales, restaurantes y oficinas de negocios.

Entre los pisos 84 y 110 se encuentra un moderno hotel de 258 habitaciones administrado por Jin Jiang International Hotels, bajo el nombre de Shanghai Tower J-Hotel, considerado como el más alto del mundo.

Ascensores

Este es un dato resaltante, porque la Torre de Shanghái posee los elevadores más rápidos del mundo con una velocidad promedio de 74 kilómetros por hora. Además, uno de ellos superó los 578 metros, considerado como el que asciende a mayor altura en su arranque desde el piso. En total 149 elevadores transporta a los visitantes y trabajadores de la torre.

Sostenibilidad

Este edificio está en la categoría de ser ecológicamente sostenible con el medioambiente, certificado así por los grupos “China Green Building Committee” y el “US Green Building Council” de China y Estados Unidos, respectivamente. Esto se debe a su sistema de reutilización del agua de lluvia para las descargas del inodoro y el riego de las áreas verdes.

El diseño que muestra un giro en su estructura hizo reducir las cargas de viento en un 24%, ahorrando hasta 58 millones del presupuesto en utilización de estructuras de acero.

Lo más importante es la capacidad de 270 turbinas eólicas instaladas a los lados y en la cima de la torre, que permiten proporcionar hasta 350.000 kWh de electricidad. Esto corresponde al 10% del consumo total del edificio. Tiene sistemas de calefacción y refrigeración que utilizan fuentes de energía geotérmica.

Referencias

ARQUITECTURA PURA. Torre de Shanghái. Mayo 2021. Recuperado de: https://www.arquitecturapura.com/torre-de-shanghai/