Trata de mujeres Argentina, una práctica que sigue creciendo

En el año 2008 se aprobó la Ley 26.364 con el fin de establecer medidas para la prevención y sanción de la trata de mujeres.

Foto: Pexels.

Los esfuerzos gubernamentales no han sido suficientes para disminuir y abolir esta situación que afecta principalmente a niñas y mujeres

Meses atrás la Policía Federal de Avellaneda, en Argentina, rescató en un operativo a tres víctimas de explotación sexual, esto en el marco de instrucciones proporcionadas por el Ministerio de Seguridad de la Nación para la prevención de delitos complejos, donde uno de los más graves se refiere a la trata de personas.

Las tres mujeres fueron rescatadas en las localidades bonaerenses de Villa Dominico y Wilde. El operativo se realizó en medio de una investigación llevada a cabo por el cuerpo de seguridad policial, que logró determinar acciones de prostitución en tres viviendas de la localidad de Avellaneda, manteniendo los protocolos que rigen este tipo de delitos.

En Argentina, la trata de personas en los últimos años arrojó un incremento, y la segunda forma más denunciada es la trata con fines de trabajo forzoso. La proporción de 2020 tiene relación con el año 2018, las cifras son similares de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que ubica a Argentina y Chile como los países con mayor cantidad de víctimas para estos fines.

El informe de la ONU señala que la gran parte de víctimas detectadas en Sudamérica, son de trata doméstica. Además, Argentina se ubica como uno de los países que se presta para el flujo del tráfico transfronterizo de Sudamérica. No obstante, dentro de la región no existe un país claro que sea el foco para esta práctica.

“Víctimas de Paraguay y Bolivia se han detectado en Argentina, mientras víctimas de Venezuela se han detectado en Colombia y Perú. Brasil y Chile también son destinos de víctimas de Bolivia y Perú, entre otros estados de origen, y Perú también es destino de víctimas de trata de países vecinos”, señala el documento de la ONU.

En el año 2008 se aprobó la Ley 26.364 con el fin de establecer medidas para la prevención y sanción de la trata de mujeres. Desde ese entonces y hasta febrero de 2021 se registraron más de 16.000 víctimas asistidas y rescatadas. Para el segundo mes del año, 53% de las intervenciones fueron por explotación laboral y 19% de índole sexual.

Desde el momento en que entró en vigencia la ley, un total de 9.000 llamadas al 145, teléfono de asistencia para víctimas de trata, se registraron, y en la primera mitad de 2021, hubo cerca de 280 peticiones telefónicas de auxilio, de acuerdo con datos oficiales ofrecidos por el Gobierno de Argentina y las autoridades competentes.

La pandemia de la COVID-19 se mostró como un detonante para la trata y explotación sexual. La Defensoría General de la Nación constató un mayor número de reclutamiento de niñas y mujeres de escasos recursos para ser vulneradas y revictimizadas por proxenetas.

En el 2020 el Gobierno de Argentina lanzó el Plan Nacional ara la Lucha contra la Trata y Explotación de Personas, con 100 acciones que deben ejecutar 44 organismos que integran los tres poderes del Estado para asistir a las víctimas y prevenir dichos delitos. Sin embargo, se necesitan mayores esfuerzos para disminuir y erradicar esta práctica que afecta principalmente a mujeres y niñas.