16 de abril de 2024

Un juez reabre la causa por el atentado talibán a la embajada de España en Kabul en 2015

Enespanol24.com Un juez ha reabierto en España la causa por el ataque en 2015 a la embajada española en Kabul, en el que hubo diez muertos, ante nuevos indicios sobre su autoría que apuntan a dos ministros del Gobierno talibán y a un alto cargo de la inteligencia en Afganistán.

Según adelantó este martes el diario español El Confidencial y confirmaron a EFE fuentes jurídicas, el juez de la Audiencia Nacional Alejandro Abascal dictó un auto revocando el archivo de esta causa acordado en 2017, “para satisfacer el derecho que tienen las víctimas a conocer la verdad”, y decretó el secreto de las actuaciones.

El magistrado atiende así a la petición de la Fiscalía, basada en los últimos informes policiales aportados a la causa, que desvelan la presunta responsabilidad de esos altos cargos en el ataque en el que, entre otros, murieron dos policías españoles.

La Policía española, según El Confidencial, recabó nuevos datos que apuntan a la implicación del ministro del Interior del Ejecutivo talibán, Sirajuddin Haqqani, y del titular de Información, Zabiullah Mujahid, que también ejerce de portavoz.

El ministro del Interior es además el líder de la temida red Haqqani, un grupo guerrillero talibán que ha protagonizado gran parte de las acciones violentas en Afganistán.

En su momento, la investigación, que se inició a raíz de una querella presentada por familiares de una de las víctimas, se desglosó en dos partes: el ataque terrorista en sí, que es la parte que ahora se reabre, y el esclarecimiento de la responsabilidad de las autoridades españolas por la posible falta de seguridad en la embajada.

Esta otra parte, en la que fueron investigados el entonces embajador de España en Afganistán Emilio Pérez de Ágreda y el segundo embajador Oriol Solá, también fue archivada al concluir el anterior instructor de esta causa que quien debería haber velado por la seguridad de la embajada era el Estado español y no su representante.

Según explicó entonces el juez, la embajada se encontraba fuera del espacio de seguridad de la capital afgana, por lo que era “un objetivo especialmente vulnerable”, y aunque hubo un “aviso” de los servicios de información franceses, las autoridades españolas no pudieron llevar a cabo “medida alguna para evitar el resultado”.

El ataque fue repelido por fuerzas afganas e internacionales tras más de doce horas de enfrentamientos. EFE