Ventajas y desventajas para la salud de comer pollo frito o asado

El pollo asado o rostizado tiene menos grasa, por lo que puede considerarse una opción perfecta para quienes llevan una dieta saludable.

Foto: ABC

EnEspañol24.com- El pollo es una de las carnes blancas más consumidas alrededor del mundo, su exquisito sabor, aroma y versatilidad en las preparaciones lo convierten en el plato principal a la hora del almuerzo, bien sea frito o asado; aunque cualquiera de las dos formas de prepararlo puede proveer beneficios y algunos peligros para la salud del organismo.

Al cocinarlo en casa es más fácil supervisar las especies que se agregan al pollo, pero al comerlo en restaurantes es probable consumirlo muy salado.

Por este motivo, los expertos en nutrición advierten que la cantidad de sodio puede alcanzar los 279 miligramos por 85 gramos, algo que equivale al 19% del límite diario.

¿Frito o asado?

En comparación con el pollo frito, el pollo asado o rostizado tiene menos grasa, por lo que puede considerarse una opción perfecta para quienes llevan una dieta saludable. Al mismo tiempo, es igual de rico en proteínas, vitaminas y minerales.

Pero al comprarlo en un supermercado, o expendio de comida rápida, ya previamente asado, la mayoría de los productores le inyectan una solución que hace la carne más tierna. El problema es que puede contener grandes cantidades de azúcar.

En algunos casos tiene sustancias como el glutamato monosódico o colorantes. Si bien el pollo es un alimento dietético, es necesario tener en cuenta que tiene casi 90 miligramos de colesterol por cada 100 gramos, al consumirlo con piel.