Víctimas de Bullying, cómo tratarlo con tu hijo/a

Quienes sufren de Bullying están bajo un temor constante por las acciones que puedan cometer los acosadores en su contra

Foto de Pixabay

EnEspañol24.com- Desde finales del siglo pasado varios psicólogos estadounidenses comenzaron a teorizar sobre un fenómeno social que se daba dentro de las escuelas norteamericanas, se trataba del acoso infantil o como ellos lo denominaron: Bullying.

Se trata de una forma de tortura en la que un menor de edad, o un grupo de ellos, maltratan de diferentes maneras a otro compañero durante un tiempo prolongado. Algunas formas se inscriben en sometimiento físico, psicológico o verbal.

Este tipo de acoso se da frecuentemente dentro de los salones de clases y en grupos de niños y jóvenes entre los 12 a 16 años. Incluso hoy en día continúa en plena vigencia y con métodos más sofisticados para la persecución de las víctimas con el desarrollo de las tecnologías, en especial de las redes sociales.

Quienes sufren de Bullying están bajo un temor constante por las acciones que puedan cometer los acosadores en su contra. Esto lo manifiestan negándose a ir a la escuela, evitando conversaciones con otros grupos de jóvenes y aislándose de su entorno en general. En los casos más graves la víctima puede presentar cuadros clínicos de depresión que lo conducirían al suicidio, aunque solo el 3% puede llegar a consumarlo.

Tipos de Bullying

  • Agresión verbal

Se realiza a través de insultos directamente hacia el niño o hablando de mal de él con las personas de su entorno.

  • Agresión psicológica

El perpetrador trasgrede en los sentimientos o miedos de la víctima, por lo que lograría que esta realiza casi cualquier actividad incluso contra su voluntad, ante el temor de la coacción.

  • Agresión física

Aquí entrarían las palizas o los simples golpes además de los robos o el destrozo de sus materiales u objetos.

  • Aislamiento social

Aquí es cuando un grupo de niños aísla a otro por motivos de discriminación. Pueden no hablarle, no dejarlo participar en actividades de grupo o ignorar sus peticiones e ideas sobre algún proyecto grupal.

  • Agresión racista

En el caso de que la víctima pertenezca a alguna minoría étnica, religiosa o cultural, los insultos y/o agresiones pueden ser dirigidos hacia esa particularidad.

Observa la conducta de tu hijo/a

La tarea de los padres es averiguar si su hijo/a es víctima de Bullying escolar. Esto lo logrará observando el comportamiento del menor cada vez que regresa del colegio. Si se descubre alguna situación, no se recomienda tomar acciones por sus propias manos, al contrario debe informar a la escuela y con la ayuda de consejeros y profesores, incluido el acosador, se debe buscar una solución a la situación. Al menos que la agresión resulte de índole sexual o física grave, de ser así se debe informar inmediatamente a la policía.

Copartícipe del bullying

En el caso del bullying existe un grupo de observadores que puede llegar a ser copartícipe del acoso en mayor o menor medida. Esta se da porque los jóvenes tradicionalmente siguen a un líder dentro de su grupo de amigos, en este caso se trataría de un líder negativo. Ante ello es importante que los padres aborden a sus hijos y les expliquen que bajo ninguna circunstancia deben participar en este tipo de acciones. Y en el caso de que el abuso sea de índole físico o sexual denunciarlo a los directores de la escuela o conversarlo con sus padres en casa.

Referencias